Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Pamela Sosa quiere que le toquen la cola

Pamela Sosa

Tras varios intentos de lanzarse como cantante, Pamela Sosa vuelve a mostrar los cantos pero sin música y en tetas, que al final es lo que mejor le sale y más guita le deja. “A mí no me contratan por mi talento sino por el físico, esa es la realidad” se sincera la morocha, “porque lo que vende es el cuerpo, lo que más llama la atención de mí es la cola y no me molesta que me la toquen.” Y si le vas a tocar la cola buscate mejor un lugar apartado, porque cuando Pam se calienta es un escándalo. “Trato de contenerme un poco, pero en el sexo soy muy gritona” confiesa la misionera, “si estamos en un lugar público donde hay otra gente trato de contenerme, pero muy bien no me sale.”

El culo de Pamela Sosa

Pamela Sosa reconoce que tiene la cola hecha y sabe que vos también se la querés hacer.

Obvio que tengo la cola hecha” dice la morocha adivinando tu pregunta y aclara que no tiene problema en confesarlo porque “la cola es lo primero que me miran los tipos y es inevitable si querés trabajar en este ambiente.” Igual Pamela Sosa reconoce que cuando se la pusieron no fue fácil. “Al principio me dolió bastante, pero no tanto como cuando me operé de lolas, ahí me pusieron unas bolas así de grande.” Y ni hablar de las que deben haber golpeteado contra esas cachas que la pamela sosa en tetasmorocha entrega generosa. “Yo dejo que me toquen la cola todo lo que quieran si total es todo plástico” dice jocosa la morocha, que sabe todos quieren meter mano. “A mí no me importó que Santiago Bal me toqueateara, si desde que lo hizo Chiche Gelblung en todos los programas que voy me levantan la pollera y me tocan toda.” Y el problema no es que metan mano, sino que en los programas meten cámara. “En general no uso ropa interior” explica la morocha, “pero como todos me levantan el vestido, ahora voy con una tanguita.” Y la tanguita no sólo viene bien para salir en televisión de día, sino que también la ayuda de noche en su laburo. “Para Pamela Sosa, temible ortobailar en el caño tenés que empezar vestida, si arrancás desnuda de entrada no funciona” dice con conocimiento profesional, “yo uso bien todas las zonas más provocativas, te apunto con los pechos, hago un meneíto de cola, juego con el pelo y me abro las piernas con la cola contra el caño.” Y cuando vos estás como loco, Pamela ataca agarrándote el bulto del pantalón. “Cuando finalmente voy al encuentro con un hombre nada de besito en la mejilla, yo voy directo al bolsillo” dice la morocha aunque admite que no todos se bancan el zarpazo de tan terrible Puma de Bengala. “Mido un metro ochenta y tres, así que con algunos se complica” dice Pamela, “igual estuve con petisos, me tocó uno que para compensar usaba borceguíes con tacos pero igual hacerlo de parado era muy difícil.”

pamela sosa pone la colapamela sosapamela sosa

pamela sosa en tetas

A la hora de los bifes, a Pamela Sosa le gustan los lugares poco convencionales y los juegos de rol, como la secretaria que se deja arriba del escritorio. “Tener sexo en la cama me parece muy aburrido” explica la misionera, “a mí me gusta más canalizar mis perversiones en lugares públicos.” Y si es en un medio de transporte mejor. “Ya lo hice en un colectivo y en un avión” confiesa la morocha, “el lugar no importa sino la fantasía y el juego previo, me gustaría probar de hacerlo en un tren.” Y a pesar de que no tiene problemas en garchar en lugar público, Pamela dice que le cuesta pelar para las fotos. “Te voy a contar un secreto, cuando tengo que hacer fotos desnuda me inhibo frente al fotógrafo” asegura la morocha, “por eso el productor me dijo que me tomara unas copitas de champán para que estuviera más relajada.”

pamela sosa

pamela sosa en bolaspamela sosa, muestra los patys

*Video:pamela sosa desnuda

Bajate el video de Pamela Sosa desnuda
También disponible en 3gp para celular

Belén Lavallén te saca hasta la última gota

Belen Lavallen muestra el tajo

Belén Lavallén vuelve al ataque y esta vez no sólo pela tetas sino que deja entrever un delicioso tajo al cual llevan inequívocamente las huellas gatunas, pero por favor no saques conclusiones. “Yo no cobro por sexo, cuando me ofrecen dinero digo que no” asegura la chica Sofovich, “a mí los hombres me conquistan con la inteligencia, porque me aburro rápido si veo que no tienen cabeza.” Y abajo también tenés que tener una buena cabeza, porque para rellenar el temible ojete de Belén exige un pedazo importante. “Para mí el tamaño es muy importante, no me podés venir con una cosita chiquita” advierte la morocha, “y también tenés que tener estado físico, porque necesito mucho sexo y no todos aguantan el ritmo.”

El orto de Belen Lavallen

“La cola es lo que más me elogian” dice Belén mostrando pruebas al canto, “pero ojo que no la entrego tan fácil, eh?”

Adiferencia de otras que dan vueltas, Belén Lavallén pela tetas y tajo sin problemas porque sabe porque así es como le gusta. “Tengo el fetiche de hacerlo con la luz prendida” dice la morocha como si alguien le pidiera explicaciones, “me gusta porque cuando hay luz en ciertas posiciones me halagan mucho la cola.” Y obvio que después de elogiarla, le tratan de hacer la cola. “Casi todos piden por atrás pero yo no entrego la cola a cualquiera” advierte Belén, “me gusta reservarla para cuando estoy de novia.” Pero no creas que tenés que ser Belen Lavallen, terrible colael novio para entrarle, porque la morocha tiene la mente tan abierta como la cola. “Tengo relaciones libres, esas donde cada uno siempre puede hacer lo que quiere” confiesa Lavallén, “yo sé que el sexo es sexo y el amor es algo diferente, lo tengo claro.” Y también tiene claro que para mantener el interés, cada tanto hay que armar una partuza. “Si nos aburrimos en pareja podemos ver de hacer un trío” dice comprensiva, “pero si tiene que haber fiesta, prefiero que sea con una chica. Podría ser una amiga con la que tenga confianza y como no tengo problemas en reconocer la belleza femenina si es una chica linda mejor, eso me sube la autoestima.” Y con esa combinación de carita de boba petera, ojete infernal y globos fiesteros, en la farándula hacen cola para hacerle la ídem. “No me pidas nombres, pero hay muchos famosos que me belen lavallen, en jeans y conchaquieren comer y se cansan de encararme porque los conquisto con mi cola” se jacta Belén, “pero yo no me fijo tanto el físico, si no tienen nada en la cabeza me gustan los hombres que transmiten seguridad, que hacen sentir una mujer y me saben sorprender.” Y la mejor sorpresa, además de garpar más de lo que pide, es una toronja importante. “Para ser mi galán tenés que ser exitoso y atlético, porque para rendir conmigo en la cama hay que aguantar” dice exigente la morocha, “que tenga un tamaño importante porque si es algo chiquito no me lo banco y si no tiene pelitos ahí abajo mejor para el oral, ahí me convierto en una vampiresa y te saco hasta la última gota.”

Belen Lavallen pone la colaBelen Lavallen en tetasBelen Lavallen, culo Zombie

Belen Lavallen en cuatro

Belén Lavallén se pone en cuatro y te mira esperando tu reacción y comentarios. “Me gusta leer lo que dicen de mí, me gusta cuando me elogian porque quiere decir que no paso desapercibida” dice la chica Sofovich, “físicamente lo que más me elogian es la cola, me vuelve loca que me besen la espalda, me muerdan los hombros y me dan muchos besos y por todos lados.” Y también le gusta sentir el plástico en algún agujero. “Probé de usar juguetes y la verdad que me gustó” admite la morocha antes de confesar que su máxima fantasía es igual que la tuya, enfiestarse con una famosa. “El mejor sexo de mi vida lo tuve con una modelo” confiesa Belén, “por eso me gustaría tener sexo con Luciana Salazar.” Sale partuza con rubia y morocha!

Belen LavallenBelen Lavallen abierta de gambasBelen Lavallen se agarra la concha

Bajate el video de Belén Lavallén
También disponible en 3gp para celular

Jenny Williams, la bebota hot de Graduados

Jenny Williams, Sofia de Graduados

El orto de Jenny Williams es para ponerle más que un moño, pero la rubia dice que mostrarlo fue un error de principiante que no piensa repetir. “Cuando hice esa producción todavía no conocía el medio” explica la rubia que encarna a Sofía Conte en Graduados, “y la verdad que entre las fotos y las confesiones sexuales que hice salí perjudicada.” En realidad es al revés: gracias a las fotos y las declaraciones la llamaron para hacer de bebota hot en televisión. “En Palermo Hollywood hacía de Luli, una chica de 16 años que provocaba al conserje con palabras de doble sentido” recuerda la rubia, “pero después cambié mi perfil y hasta de nombre — hice Atracción X4 como ‘Juana Dubarry’ y nunca más volví a hacer producciones hot.” El de Jenny es debut y despedida.

Jenny Williams

“Me gusta la banana con dulce de leche” confesó la rubia y aunque diga que se arrepiente, se la debe seguir morfando.

En Graduados se la disputan dos pibes y no es para menos: Jenny Williams tiene todo el lomo y actitud de la típica colegiala hot. “Tengo cara de ángel con ojos claros y mucha pinta de nenita” explica la rubia, “pero con el lomo que tengo tampoco soy una bebé: meto buena cola, lolas y además me encanta jugar con la ingenuidad y el doble sentido porque lo más sensual de una mujer está dentro de su cabeza.” Puede ser, pero como metérsela en la cabeza es difícil, te vas a tener que conformar con ponérsela en la boca, que es justamente una de las cosas que más le gustan. “Es que la boca es jenny williams hotuna zona súper erógena y todo lo que hagas con ella calienta” dice la rubia petera, “para el oral te hago una onda gastronómica: le pongo mucho dulce de leche o lo rocío con chocolate y después me lo como todo, te limpio con la lengua porque soy golosa.” A Jenny le gusta la banana con dulce de leche pero armate de paciencia, porque la nena da muchas vueltas para comer. “Primero voy comiendo todo alrededor porque me encanta jugar con la ansiedad del otro” dice la rubia que anima a Sofía Conte en Graduados, “por eso me muevo de manera lenta y pausada como para generarte esa idea de ‘Quiero que baje ya!’ pero no lo hago nunca, sólo cuando no das más.” Pero no lo hace para torturarte sino por tu bien. “Me gusta hacerte sufrir un poco pero vale la pena porque al final se disfruta jenny williams, sofía de graduadosmucho más, porque todo lo que genera ansiedad cuando lo conseguís produce el doble de placer” dice la catedrática del pete, “me gusta ponerle dulce y comerla lentamente, cuando me propusieron hacer la foto con el chupetín me cagué de risa, fue como si hubieran adivinado mi juego sexual.” Y esa putez real es la que usa para componer a Sofia en Graduados o para los memoriosos, la pendeja de Palermo Hollywood Hotel. “Ahí hacía de Luli” dice Jenny, “una chica de 16 años muy juguetona que buscaba todo el tiempo al conserje de la mano del doble sentido y el sutil juego de las palabras acompañadas por el lenguaje corporal.” Traducido: terrible calienta pijas en la ficción y chica hot en la vida real. “Una fantasía que cumplí fue hacerlo arriba de una lancha en el jenny williamsmedio del río un martes al mediodía” recuerda la rubia, “con mucho calor de por medio nos quedamos en bolas y le dimos con todo, resultó espectacular.” Y mejor todavía hubiera sido si filmaba el garche, algo que la rubia haría si le ponen la tarasca. “Puedo ser sexy sin necesidad de desnudarme, pero creo que el cuerpo es un instrumento de trabajo del actor así que depende de la propuesta” explica Jenny, “si Campanella me hubiera ofrecido ser violada en El Secreto de tus Ojos le habría dicho que sí, era un papel buenísimo.” Pero el mejor papel lo puede hacer con vos, Fernet de por medio, en la vida real. “La movida de la lancha fue sin alcohol pero me gusta ponerme en pedo y hacer cualquiera” confiesa la rubia, “me gustan más los batacazos que las escenas románticas, me va que me agarren por sorpresa en la cocina y me maten.”

Jenny Williams de GraduadosJenny WilliamsSofia Conte de Graduados (Jenny Williams)

Jenny Williams de Graduados

Jenny Williams dice que cuando la ofrecieron hacer las fotos como la nena chu-petera le encantó la idea. “Cuando me propusieron salir con el chupetín me cagué de risa, fue como que adivinaron lo que me gusta” confiesa la rubia, que dice antes de petear se tienen que cumplir algunos requisitos. “Si venís de un partidito todo chivado me parecés re sexy” reconoce Jenny, “pero primero pasá por la ducha o al menos compartámosla, para después poder matarte a full.”

Jenny WilliamsSofia Conte de Graduados (Jenny Williams)Jenny Williams

Bajate el video de Jenny Williams
También disponible en 3gp para celular